Este annus horribilis terminará con una gran “estrella de Navidad” creada por la mejor alineación de Júpiter y Saturno en 800 años

Estrella de Navidad (El Comercio, Perú)

El año de la COVID, de los más malos de nuestras vidas, terminará con una maravilla celestial: una estrella de Navidad. Se trata de la alineación de dos planetas, Júpiter y Saturno, lo que ocurre cada 20 años aproximadamente. Pero no siempre es en diciembre y han pasado casi 800 años desde que se acercaron tanto. Los dos planetas más grandes de nuestro sistema solar todavía estarán separados por cientos de millones de kilómetros. Pero el 21 de diciembre, desde nuestro punto de vista parecerá que casi se tocan, creando un punto de luz radiante que se llama estrella de Navidad o estrella de Belén.

El 21 de diciembre también marca el solsticio de invierno, la noche más larga del año, el punto de inflexión donde la luz del día comienza a ganar terreno una vez más a la oscuridad. Parece todo muy simbólico. Para quienes creen en la influencia de los astros quizá el 21 de diciembre marque un punto de inflexión hacia una época mejor

La Biblia habla de una estrella inusual que llevó a los Reyes Magos hasta el niño Jesús. Los astrónomos han supuesto durante mucho tiempo que la “estrella de la natividad” podría haber sido realmente una alineación, conocida como conjunción. Parece ser que una conjunción de Júpiter, Venus y una estrella brillante llamada Regulus ocurrió alrededor del año 2 a. C.

El último gran acercamiento de Júpiter y Saturno lo vieron los humanos que vivían en 1226, pero los gigantes gaseosos presentarán otro espectáculo excepcional dentro de solo 60 años, en marzo de 2080.

(Fuente: Joanne Kimberlin, The Virginian-Pilot / Phys.org). 


Comentarios