Las algas laminariales mejoran localmente la acidificación de los océanos

Travis / Flickr

 

 La algas laminariales son un orden de la clase Phaeophyceae (algas pardas) también denominadas. Son de gran tamaño, por lo que parecen grandes plantas marinas, pero no pertenecen al reino de las plantas y algas verdes (Plantae), sino al reino Protista. Se ha especulado con que estas algas gigantes podrían proteger los ecosistemas costeros al ayudar a aliviar la acidificación causada por el exceso de carbono atmosférico absorbido por los mares. También se denominan kelp.

Un estudio interdisciplinar ha investigado más a fondo el potencial de mitigación de la acidificación por las algas. Los hallazgos del equipo muestran que cerca de la superficie del océano, el pH del agua era un poco menos ácido, lo que sugiere que las algas marinas reducen la acidez. Sin embargo, esos efectos no se extienden al fondo del océano, donde habitan los sensibles corales de agua fría, erizos y mariscos y se ha producido la mayor acidificación.

Uno de los impactos perjudiciales del aumento de carbono en la atmósfera es su posterior absorción por los océanos del planeta, lo que provoca la acidificación, un desequilibrio químico que puede afectar negativamente a la salud general de los ecosistemas marinos, incluidos los animales de los que las personas dependen para alimentarse.

El kelp crece rápidamente, hasta 13 centímetros al por día, por lo que realiza una gran actividad fotosintética que consume dióxido de carbono del agua y produce oxígeno.

Los investigadores han recopilado datos en alta mar de un bosque de algas marinas de casi 100 metros de ancho, especialmente medidas de pH que se distribuyeron por toda el área para comprender los cambios químicos y físicos. Se trataba de buscar patrones en estos datos y ver si hay diferencias entre la parte superior e inferior de los bosques de algas marinas. Con las mediciones verticales de alta resolución de pH, oxígeno disuelto, salinidad y temperatura, los investigadores pudieron distinguir algunos patrones en la química del agua de mar alrededor del bosque de algas. Por la noche, cuando esperaban ver agua más ácida por la respiración de las algas, el agua era en realidad menos ácida en relación con las mediciones diurnas, un resultado que, según su hipótesis, la causa la afluencia de agua ácida con poco oxígeno durante el día.

Si bien este proyecto analizó el potencial de las algas marinas para cambiar el medio ambiente local a corto plazo, también abre las puertas para comprender los impactos a largo plazo, como la capacidad de capturar carbono azul, que es el que toman los ecosistemas oceánicos costeros, principalmente manglares, marismas salinas, pantanos, praderas marinas, turberas y potencialmente macroalgas.

Aunque el potencial de mitigación de los bosques de algas no alcanzó a los organismos sensibles en el fondo del mar, los investigadores encontraron un ambiente general menos ácido dentro del bosque de algas en comparación con el que existe fuera de él. Los organismos que viven entre las algas o que se mueven entre ellas tienen más probabilidades de beneficiarse del alivio local de la acidificación realizado por las algas.

El trabajo de investigación se ha publicado en: Heidi K. Hirsh, Kerry J. Nickols, Yuichiro Takeshita, Sarah B. Traiger, David A. Mucciarone, Stephen Monismith, Robert B. Dunbar. Drivers of biogeochemical variability in a central California kelp forest: Implications for local amelioration of ocean acidification. Journal of Geophysical Research: Oceans, 2020; DOI: 10.1029/2020JC016320

Comentarios